FPN

SIAPCM

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Jueves, 26 Julio 2013 11:00

Amenazas a la biodiversidad

Amenazas a la biodiversidad costero-marina, impactos y causas

La extraordinaria diversidad biológica marina y costera de la Argentina está en peligro por la degradación/fragmentación del hábitat y la sobreexplotación de las especies, en gran parte derivado de las actividades relacionadas con el rápido desarrollo costero y el reciente aumento de las actividades económicas deficientemente controladas. La degradación del hábitat es impulsada por una industria petrolera en expansión, el turismo y las especies invasoras; y la sobreexplotación por sobre-pesca y por prácticas pesqueras insostenibles.

La contaminación por derrame de petróleo es una de las principales amenazas a la biodiversidad marino costera en la Argentina, degradando hábitats clave de nidificación y reproducción y afectando directamente a las especies. La mayor parte del petróleo producido en el sur de la Patagonia argentina se transporta por mar. El petróleo crudo es transportado por barco desde los campos petroleros a las refinerías representando un potencial peligro de derrames. Existe un creciente riesgo de contaminación por hidrocarburos en la zona marino-costera debido tanto a las maniobras operacionales (derrames intencionales, descarga de sentinas, etc.), como a los accidentes que causan derrames de diversa magnitud. Frente a la costa argentina muy pocos derrames de magnitud han sido registrados desde 1996; sin embargo, numerosos derrames no declarados han afectado la biodiversidad.

El transporte de crudo, desde diversos sitios de la Patagonia hasta las refinerías en la provincia de Buenos Aires, es la actividad responsable de un problema crónico de contaminación marina por hidrocarburos, el cual anualmente afecta a cientos de aves marinas. En particular, las rutas migratorias y zonas de alimentación del Pingüino de Magallanes y otras aves marinas, se superponen con áreas de transporte marítimo, puertos y áreas de desarrollo de la industria petrolera, incluidas las terminales de petróleo y las plataformas de exploración y explotación. De acuerdo con estudios realizados entre 1982 y 1991, 40.000 Pingüinos de Magallanes fueron encontrados muertos en las costas debido a los derrames crónicos de petróleo.
Mientras que la contaminación crónica por petróleo en el mar se ha reducido considerablemente desde entonces, los derrames de petróleo persisten y siguen afectando las aves marinas particularmente frente a la costa de Buenos Aires y el norte de la ruta invernal del Pingüino de Magallanes.

Las especies exóticas son una amenaza ya que degradan la integridad del hábitat y compiten/desplazan a las especies nativas. La navegación marina es primariamente responsable de la introducción accidental y la posterior expansión de especies exóticas. En la zona del proyecto, se han registrado por lo menos 41 especies exóticas de invertebrados, algas, plantas vasculares y peces anádromos. El 50% de estas especies se encuentran en zonas portuarias y el 60% en las zonas costeras no-desarrolladas. Varias de estas especies son responsables de procesos que cambian el aspecto de la costa y desplazan especies nativas, causando un impacto importante en el ecosistema. Estas incluyen el alga asiática Undaria pinnatifida, el poliqueto Ficopomattus enigmaticus, el Balanus glandula, y la ostra japonesa Crassostrea gigas.

La sobre-pesca y las prácticas no sustentables agotan las poblaciones de especies clave y, a su vez cambian las cadenas alimentarias. La sobre-pesca y las prácticas no sustentables, con redes de arrastre y otras artes de pesca, han causado una fuerte reducción de algunas de las principales poblaciones de peces. De gran preocupación es el hecho de que la biomasa de adultos reproductores de la merluza común (Merluccius hubbsi) ha disminuido severamente (se estima en un 70%) en el período entre 1987 y 2009 como resultado de la presión pesquera.
Además, la pesca comercial da como resultado la pesca incidental de especies acompañantes, que incluyen tortugas, aves marinas y mamíferos marinos. Los registros de la pesca costera artesanal e industrial muestran que se causan daños incidentales a más de 20 especies de aves, de las cuales 15 están en peligro de extinción, 5 especies de tortugas marinas, todas ellas en peligro de extinción, y 7 especies de mamíferos marinos, de 4 de las cuales tenemos “datos insuficientes” según la clasificación hecha por UICN.
La captura incidental en la pesca de arrastre de merluza por buques congeladores representa el 22% de la captura total anual. Esto incluye 37 especies de peces, crustáceos y moluscos, todos los cuales se descartan. Entre ellos se encuentran los juveniles de merluza de tamaño no comercial, lo que representa entre el 28 y el 32% de la captura en número de individuos.

El turismo irresponsable contribuye a la fragmentación y degradación del hábitat, y ejerce una presión directa sobre especies clave. Las Áreas Protegidas Costero Marinas (APCMs) de Argentina constituyen el principal atractivo para el turismo de vida silvestre, que ha tenido un enorme crecimiento en las últimas décadas. Por ejemplo, el número de visitantes a Punta Tombo aumentó 20 veces en treinta años, alcanzando 104.700 visitantes en 2006. La demanda para observar ballenas se ha incrementado en una proporción similar en veinte años, pasando de 5.214 en 1987 a 113.148 pasajeros en 2007. El crecimiento de la demanda en algunos lugares no muestra signos de estancamiento; y si no se maneja adecuadamente, podría afectar la supervivencia y el éxito reproductivo de las especies de las que depende la industria. Además, algunas playas de la costa Argentina ilustran el impacto negativo que el desarrollo del turismo no planificado produce: pérdida de dunas costeras, contaminación del agua y erosión costera, erradicación de especies nativas, contaminación por desechos sólidos y degradación estética del paisaje.

El Cambio Climático (CC) se está convirtiendo en una creciente amenaza para la biodiversidad costeromarina de Argentina, y en un reto para la gestión de las APCMs. El promedio anual de temperatura en el país ha aumentado alrededor de un grado Celsius en el último siglo. La década de los 90s ha sido la más cálida del siglo XX, particularmente en invierno. En la primera década del nuevo milenio, la detección de nuevos sitios de reproducción de Pingüinos de Magallanes, más allá de su histórico rango de nidificación, junto con el desplazamiento hacia el norte de sus áreas de alimentación en el mar, combinado con una estadía más prolongada de las Ballenas Franca Austral, durante su período reproductivo, en las aguas costeras del norte de Patagonia, son evidencias posibles de los cambios en la distribución de la fauna costero-marina asociados al cambio climático. Sin embargo, los efectos posibles (negativos/positivos) de estos escenarios de CC sobre la biodiversidad no son todavía conocidos o no están apropiadamente documentados.

Download Template Joomla 3.0 free theme.

Contacto

Contactanos vía email o simplemente llamando
a nuestras lineas telefónicas.

  • +54 (0280) 4474363 / 4451920

Seguinos en

Encontranos en las redes sociales,
seguinos y ponete en contacto.