FPN

SIAPCM

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

mapa-bioregiones1

Las costas de Argentina se extienden por casi 4.500 kilómetros desde la desembocadura del Río de la Plata hasta Tierra del Fuego. El ámbito del proyecto incluye el sistema costero marino de aguas jurisdiccionales y zonas costeras de 5 provincias (Buenos Aires, Río Negro, Chubut; Santa Cruz y Tierra del Fuego) y del Gobierno Federal de Argentina. Esta superficie se extiende desde el sur de Cabo San Antonio (Punta Rasa) hasta el Canal de Beagle, y no incluye las aguas del estuario del Río de la Plata y la Bahía de Samborombón. Este gran ecosistema marino-costero incluye la mayor parte de la plataforma continental argentina, que es una de las más productivas del mundo.

Las aguas jurisdiccionales de la Argentina constituyen el Gran Ecosistema marino-costero Patagónico (GEMCP), siendo uno de los grandes ecosistemas costeros de importancia global según TNC-WWF 2000. Incluye cinco bio-regiones costero marinas a saber: la zona Uruguaya de la provincia biogeográfica Argentina o "Argentina Norte", la zona de Río Negro de la provincia biogeográfica Argentina o "Argentina Sur", la zona de Chubut de la provincia biogeográfica de Magallanes o "Magallanes Norte", la subzona de la provincia de Santa Cruz o "Magallanes Central", y la subzona de Tierra del Fuego o "Magallanes Sur" (ver mapa bioregiones).

La línea costera de este ecosistema presenta una alta variedad geológica y climática que mantiene una biodiversidad de relevancia global, sosteniendo grandes poblaciones de aves y mamíferos marinos de importancia mundial que se reproducen en las costas de la Patagonia, las islas del Atlántico Sur, y en zonas distantes tales como la Antártida y Nueva Zelanda. Esto incluye más de 80 especies de aves marinas, unas 50 especies de mamíferos marinos y más de 400 especies de peces. Por ejemplo, mantiene más de la mitad de la población reproductiva del Pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus), con más de 1 millón de parejas, más del 50% de las 600.000 parejas de Albatros de Ceja Negra (Thalassarche melanophrys); alrededor de 3.000 Ballenas Franca Austral (Eubalanea australis), que representan aproximadamente el 30% de la población mundial, más de 60.000 Elefantes Marinos del Sur (Mirounga leonina), y alrededor de 100.000 Lobos Marinos del Sur (Otaria flavescens).

Influenciada por la corriente fría de Malvinas, que fluye hacia el norte, y en menor medida por la corriente cálida del Brasil que tiene dirección sur, esta zona del océano también mantiene una de las pesquerías comerciales más rentable del mundo, generando un volumen total promedio registrado de aproximadamente 1 millón de toneladas métricas por año desde mediados de los 90.

Muchas especies de aves y mamíferos marinos que se alimentan en este ecosistema y reproducen en las costas de la Argentina, forman enormes colonias en lugares específicos a los que regresan cada año. Ejemplo de ello son la gran colonia de Elefantes Marinos del Sur en la costa de la Península Valdés, la mayor colonia del mundo de Pingüinos de Magallanes en Punta Tombo, y la mayor colonia existente de Pingüinos Penacho Amarillo en Isla de los Estados.

Estas zonas costeras son de enorme importancia para la biodiversidad global. Asimismo, son áreas sumamente frágiles que están bajo la amenaza creciente de las actividades humanas poco controladas; y que necesitan de una protección efectiva.

Amenazas a la biodiversidad costero-marina, impactos y causas

La extraordinaria diversidad biológica marina y costera de la Argentina está en peligro por la degradación/fragmentación del hábitat y la sobreexplotación de las especies, en gran parte derivado de las actividades relacionadas con el rápido desarrollo costero y el reciente aumento de las actividades económicas deficientemente controladas. La degradación del hábitat es impulsada por una industria petrolera en expansión, el turismo y las especies invasoras; y la sobreexplotación por sobre-pesca y por prácticas pesqueras insostenibles.

La contaminación por derrame de petróleo es una de las principales amenazas a la biodiversidad marino costera en la Argentina, degradando hábitats clave de nidificación y reproducción y afectando directamente a las especies. La mayor parte del petróleo producido en el sur de la Patagonia argentina se transporta por mar. El petróleo crudo es transportado por barco desde los campos petroleros a las refinerías representando un potencial peligro de derrames. Existe un creciente riesgo de contaminación por hidrocarburos en la zona marino-costera debido tanto a las maniobras operacionales (derrames intencionales, descarga de sentinas, etc.), como a los accidentes que causan derrames de diversa magnitud. Frente a la costa argentina muy pocos derrames de magnitud han sido registrados desde 1996; sin embargo, numerosos derrames no declarados han afectado la biodiversidad.

El transporte de crudo, desde diversos sitios de la Patagonia hasta las refinerías en la provincia de Buenos Aires, es la actividad responsable de un problema crónico de contaminación marina por hidrocarburos, el cual anualmente afecta a cientos de aves marinas. En particular, las rutas migratorias y zonas de alimentación del Pingüino de Magallanes y otras aves marinas, se superponen con áreas de transporte marítimo, puertos y áreas de desarrollo de la industria petrolera, incluidas las terminales de petróleo y las plataformas de exploración y explotación. De acuerdo con estudios realizados entre 1982 y 1991, 40.000 Pingüinos de Magallanes fueron encontrados muertos en las costas debido a los derrames crónicos de petróleo.
Mientras que la contaminación crónica por petróleo en el mar se ha reducido considerablemente desde entonces, los derrames de petróleo persisten y siguen afectando las aves marinas particularmente frente a la costa de Buenos Aires y el norte de la ruta invernal del Pingüino de Magallanes.

Las especies exóticas son una amenaza ya que degradan la integridad del hábitat y compiten/desplazan a las especies nativas. La navegación marina es primariamente responsable de la introducción accidental y la posterior expansión de especies exóticas. En la zona del proyecto, se han registrado por lo menos 41 especies exóticas de invertebrados, algas, plantas vasculares y peces anádromos. El 50% de estas especies se encuentran en zonas portuarias y el 60% en las zonas costeras no-desarrolladas. Varias de estas especies son responsables de procesos que cambian el aspecto de la costa y desplazan especies nativas, causando un impacto importante en el ecosistema. Estas incluyen el alga asiática Undaria pinnatifida, el poliqueto Ficopomattus enigmaticus, el Balanus glandula, y la ostra japonesa Crassostrea gigas.

La sobre-pesca y las prácticas no sustentables agotan las poblaciones de especies clave y, a su vez cambian las cadenas alimentarias. La sobre-pesca y las prácticas no sustentables, con redes de arrastre y otras artes de pesca, han causado una fuerte reducción de algunas de las principales poblaciones de peces. De gran preocupación es el hecho de que la biomasa de adultos reproductores de la merluza común (Merluccius hubbsi) ha disminuido severamente (se estima en un 70%) en el período entre 1987 y 2009 como resultado de la presión pesquera.
Además, la pesca comercial da como resultado la pesca incidental de especies acompañantes, que incluyen tortugas, aves marinas y mamíferos marinos. Los registros de la pesca costera artesanal e industrial muestran que se causan daños incidentales a más de 20 especies de aves, de las cuales 15 están en peligro de extinción, 5 especies de tortugas marinas, todas ellas en peligro de extinción, y 7 especies de mamíferos marinos, de 4 de las cuales tenemos “datos insuficientes” según la clasificación hecha por UICN.
La captura incidental en la pesca de arrastre de merluza por buques congeladores representa el 22% de la captura total anual. Esto incluye 37 especies de peces, crustáceos y moluscos, todos los cuales se descartan. Entre ellos se encuentran los juveniles de merluza de tamaño no comercial, lo que representa entre el 28 y el 32% de la captura en número de individuos.

El turismo irresponsable contribuye a la fragmentación y degradación del hábitat, y ejerce una presión directa sobre especies clave. Las Áreas Protegidas Costero Marinas (APCMs) de Argentina constituyen el principal atractivo para el turismo de vida silvestre, que ha tenido un enorme crecimiento en las últimas décadas. Por ejemplo, el número de visitantes a Punta Tombo aumentó 20 veces en treinta años, alcanzando 104.700 visitantes en 2006. La demanda para observar ballenas se ha incrementado en una proporción similar en veinte años, pasando de 5.214 en 1987 a 113.148 pasajeros en 2007. El crecimiento de la demanda en algunos lugares no muestra signos de estancamiento; y si no se maneja adecuadamente, podría afectar la supervivencia y el éxito reproductivo de las especies de las que depende la industria. Además, algunas playas de la costa Argentina ilustran el impacto negativo que el desarrollo del turismo no planificado produce: pérdida de dunas costeras, contaminación del agua y erosión costera, erradicación de especies nativas, contaminación por desechos sólidos y degradación estética del paisaje.

El Cambio Climático (CC) se está convirtiendo en una creciente amenaza para la biodiversidad costeromarina de Argentina, y en un reto para la gestión de las APCMs. El promedio anual de temperatura en el país ha aumentado alrededor de un grado Celsius en el último siglo. La década de los 90s ha sido la más cálida del siglo XX, particularmente en invierno. En la primera década del nuevo milenio, la detección de nuevos sitios de reproducción de Pingüinos de Magallanes, más allá de su histórico rango de nidificación, junto con el desplazamiento hacia el norte de sus áreas de alimentación en el mar, combinado con una estadía más prolongada de las Ballenas Franca Austral, durante su período reproductivo, en las aguas costeras del norte de Patagonia, son evidencias posibles de los cambios en la distribución de la fauna costero-marina asociados al cambio climático. Sin embargo, los efectos posibles (negativos/positivos) de estos escenarios de CC sobre la biodiversidad no son todavía conocidos o no están apropiadamente documentados.
Resultados que busca el proyecto

Resultado 1: Marco de Gobernabilidad desarrollado para un Sistema Inter-Jurisdiccional de Áreas Protegidas Costero-Marinas (SIAPCM) efectivo y coordinado con los sectores productivos.
El proyecto desarrollará un marco de gobernabilidad para el SIAPCM que incluya mandatos institucionales, políticas de integración entre diferentes jurisdicciones, principios orientados al fortalecimiento de la capacidad de manejo de las autoridades nacionales y provinciales, y directrices para establecer conexiones con la planificación sectorial.

Resultado 2: APCMs piloto que incorporen áreas marinas prioritarias y proporcionen lecciones para los acuerdos de manejo del SIAPCM.
Este Resultado será el producto de ensayar in situ una variedad de modelos de gobernabilidad y sistemas de manejo de APCMs, extractando experiencias y compilando lecciones aprendidas, como parte de una estrategia para desarrollar un SIAPCM efectivo en un ambiente multi-actoral, compartiendo responsabilidades y costos de manejo entre una amplia gama de instituciones, organizaciones e individuos. Las APCMs seleccionadas como sitios piloto permitirán la prueba de marcos legales y
políticos innovadores, y el diseño y evaluación de herramientas que fortalezcan la efectividad de manejo.
Las APCMs seleccionadas como sitios piloto están diseñadas como herramientas efectivas para evaluar métodos de fortalecimiento de capacidades a todo nivel, y al mismo tiempo brindar beneficios concretos a la conservación. Como procesos demostrativos cuidadosamente documentados, estos sitios piloto proporcionarán lecciones que beneficiarán a la conservación global.

Resultado 3: Una estrategia financiera para un SIAPCM sustentable y las APCMs que lo constituyen.
El Proyecto llevará a cabo acciones destinadas a aumentar los presupuestos para las APCMs de cada jurisdicción, y a proporcionar sustentabilidad financiera al nuevo SIAPCM en el largo plazo. Se pondrá énfasis en el desarrollo de planes y herramientas que disminuyan la actual falta de fondos en las APCMs, permitiendo así la mejora en las normas de operación para cada categoría de manejo. Se acordarán, con los gobiernos, planes de financiamiento sustentables, y que estarán orientados al incremento de recursos suficientes para cubrir los costos de manejo efectivo de APCMs y del SIAPCM.

Beneficios globales, nacionales y locales previstos.

Los beneficios para el medio ambiente previstos por el Proyecto comprenden la protección de áreas críticas del Gran Ecosistema Marino de la Plataforma Patagónica de Argentina. El enfoque ecosistémico para la conservación, que será implementado por este proyecto, integrará las áreas costeras para facilitar la protección de áreas de reproducción, alimentación y los hábitats para las poblaciones migratorias claves de especies residentes y migratorias, incluyendo aves (como Pingüino de Magallanes, Albatros de Ceja Negra y Playero Rojizo) y mamíferos (como Ballenas Francas Australes, Lobos Marinos de un Pelo y Elefantes Marinos del Sur).
Se brindará protección también a varias especies locales de peces, incluyendo las rayas y tiburones costeros (como la Raya de círculos, la Raya de lunares y la Raya de manchas blancas; el Gatuzo, el Cazón espinoso y el Cazón vitamínico); y peces de rocas (como la Chernia y los Salmones de mar); que si bien se distribuyen en otras partes del mundo, dependen de las aguas jurisdiccionales argentinas para su supervivencia.
El proyecto también contribuirá a la conservación de especies de especial interés transfronterizo que reproducen en costas e islas de Argentina, pero que la mayor parte del tiempo se alimentan en áreas más allá de aguas argentinas (por ejemplo el Albatros Real, el Albatros errante y petreles más pequeños).
Incrementando la protección en el mar, las áreas de alimentación de mamíferos marinos clave (por ejemplo Lobo Marino del Sur, Elefante Marino y Orcas) y aves (por ejemplo Albatros de Ceja Negra, Cormorán Imperial y Gris, y Gaviotines) incluidas en APCMs se duplicarán, y el 10% de las áreas de alimentación y migración de Pingüinos de Magallanes estarán incluidas.

Download Template Joomla 3.0 free theme.

Contacto

Contactanos vía email o simplemente llamando
a nuestras lineas telefónicas.

  • +54 (0280) 4474363 / 4451920 / 4472023

Seguinos en

Encontranos en las redes sociales,
seguinos y ponete en contacto.