• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
birdi.jpg
Home Empetrolamiento de pingüinos

Empetrolamiento de pingüinos

E-mail
Galería de fotos

Los pingüinos son las aves marinas más vulnerables y sensibles a los problemas de contaminación por hidrocarburos en el mar, ya que no vuelan y son totalmente dependientes de este medio. Pero también otras especies de aves marino-costeras, como el maca grande, el maca plateado, el pato vapor volador y el no volador, el pato crestón, el pato barcino, la  gaviota cocinera, el cormorán imperial, el cormorán real y el cormorán roquero son frecuentemente afectados por los derrames de petróleo crudo en nuestras costas.
El contacto de las aves marinas con los hidrocarburos derramados (principalmente petróleo crudo, pero en ocasiones también combustibles navales como el fuell-oil) suele ser inevitable. En general, estas aves bucean para obtener su alimento y recorren grandes distancias en sus períodos de migración. Como los hidrocarburos, más livianos que el agua de mar, flotan y son trasportados en superficie por el accionar de los vientos y las corrientes marinas (a veces a grandes distancias del sitio del derrame), las aves nadadoras y buceadoras se “manchan”  al pasar nadando por la mancha o al salir a la superficie a respirar.
En la mayoría de los casos los efectos sobre la fauna y el medio ambiente son severos y no hay mecanismos naturales para revertirlos.  Frente a este problema causado por la explotación o el trasporte de petróleo en el mar, la única solución es intervenir, rescatando y rehabilitando a las aves afectadas.

Galería de fotos

Al entrar en contacto con el petróleo, la estructura del plumaje se «apelmaza», y así las aves pierden la impermeabilidad que las aísla del frío medio marino, comenzando a disminuir rápidamente su temperatura corporal. Al sentir frío, su capacidad de buceo disminuye y muchas de las aves afectadas salen a la costa. Al no poder alimentarse pierde peso en forma abrupta y se deshidratan. Este cuadro de debilitamiento extremo hace que, si no se interviene, la muerte sea segura. También puede ocurrir que, las aves al tratar de acicalarse (acto instintivo de acomodar su plumaje con el pico distribuyendo un aceite impermeabilizante segregado naturalmente por su glándula uropigia), ingieran o inhalen los hidrocarburos, y ello les provoque lesiones en el tracto digestivo e intoxicación.
 

Newsletter SIAPCM

Deseo suscribirme para recibir las noticias del proyecto SIAPCM

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro newsletter mensual!